Hasta la muerte puede morir…

… o eso dicen.

No puede ser, lo que está muerto lo está y ya está ¿no? ¿Pero cómo explicas lo inexplicable? ¿Cómo consigues aplicar la razón ante tanta incertidumbre? Sí, aquí estamos calentitos al calor de la chimenea, rodeados de nuestros amigos, un buen licor y mucha fanfarronería masculina, pero cuando sales ahí fuera, cuando cruzas las puertas de esta pequeña taberna, la oscuridad te envuelve.

casa

¿Te mofas? Claro, eres un joven marinero y yo ya soy un viejo tiburón sin dientes, pero escucha lo que te digo niño, más sabe el diablo por viejo que por diablo. He visto cosas que no creerías, dioses durmiendo en lo profundo del océano, he visto llamas verdes brotando de los dedos de nigromantes diabólicos cerca de las puertas del infierno… cuando me vaya, cuando la parca decida que debo acompañarla al fin, todos esos momentos se perderán junto a vuestras almas… como gotas de alquitrán en un cenagal.

Mófate chico, reíd cuanto queráis. Todos sabemos que cuando llegue la profunda quietud de la noche, cuando vuestros lechos fríos chirríen y las sombras se muevan con libertad, apretaréis los ojos cerrados y entonaréis vuestra fútil letanía infantil: «No es real, no es real, sólo es producto de mi imaginación, duérmete.» ¿Sabéis qué? Estaréis equivocados.

Drakkar, sábado 31 de enero. 

Anuncios

2 thoughts on “Hasta la muerte puede morir…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s