31 de enero… ¿Estás preparado?

– ¿Todo listo, Argus? – preguntó ella, sosteniendo finamente una copa de madera.

– Sí señora.

– Las habitaciones del ritual -se estremeció con un escalofrío-, sabes que todo tiene que estar perfecto. Si un gramo de tiza cae donde no debiera…

– No se preocupe señora, todo está listo y las invitaciones enviadas, sólo falta que los señores y señoras estén aquí.

– ¿Cuándo está prevista su llegada?

– El día 31, antes de la cena. 

– Excelente, Argus, sigue con tu trabajo.

Se marchó, paseó silenciosamente entre las hileras de estanterías. Los libros yacían de forma abigarrada, superponiéndose los unos con los otros en un desorden caótico que nadie se atrevía a ordenar. Y no se atrevían. Sus señores decidían cómo caía cada libro, dónde se quedaba y por qué. Ellos eran simples siervos, algunos con más poder que otros, pero lacayos a fin de cuentas. Se sentó en un sillón en una de las esquinas de la biblioteca, cerca de una chimenea que había vivido tiempos mejores. Esperaba, pacientemente, no acababas siendo la dueña de una casa si no tenías paciencia. Desde aquella posición y a pesar de la tenue luz con la que se alumbraba el lugar, ella podía ver a quien fuera o… lo que fuera que entrara por la puerta.

Sombras comenzaron a materializarse en la entrada. Ya era hora.

31 enero, evento nocturno en Drakkar Llibreria. 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s