Mi primer encuentro con Age of Sigmar

Publicado originalmente en el blog Nexo de Caminos. 
Pues sí, me estoy preparando para el reto de los Señores de la Guerra y he estado acabando de leer el General’s Handbook. Cuanto más pasa el tiempo más miro con otros ojos el juego Age of Sigmar; parece que no soy el único que piensa de manera similar. Creo que se ha hecho un pobre márqueting de este juego y que tanto la calidad regulera de la narrativa como la ruptura casi total con el trasfondo del Viejo Mundo han hecho mucho daño a un juego que, para empezar, es una cosa diferente.

De repente empiezo a leer cosas como las Guerras RealmGate, como qué narices son los Stormcast Eternals y tal y me da por investigar por la web de Games Workshop, ¡no entréis, son el demonio! y acabé viendo los libros de las Guerras Realmgate. Como tenía que hacer un pedido pues aproveché y me pedí el primero… cuando se ha esputado tanto sobre algo, al final la única forma de enterarte bien de todo es leyéndolo o probándolo de primera mano. Las expectativas estaban muy bajas y bueno… me llegó el libro y la primera impresión fue muy positiva.

El libro es espectacular visualmente hablando. Las fotografías de las miniaturas y las ilustraciones son preciosas y la factura general del libro está muy bien en cuanto a materiales y acabado. Resulta que empiezo a leerlo y me doy cuenta de que ese supuesto trasfondo de mierda tiene bastante potencial. Es cierto que está escrito (o al menos traducido) con menos arte que los traductores de la Biblia, pero el trasfondo de las guerras y de todo lo demás mola mucho.
No se puede obviar que Games Workshop ha dejado de lado la narrativa en los libros de sus juegos para volcar a todo el talento literario del que disponen en el Black Library y la ingente cantidad de novelas que sacan cada año… pero es que entre las frases mal traducidas, las mal redactadas y las que no tienen mucho sentido, acaban dejando por tierra lo que podría ser una historia contundente, chula y bien ejecutada. Yo, que siempre he sido de comprarme incluso más Codex de los que necesitaba para jugar, me estoy planteando dejarlo de lado y solo pillarme los que necesite realmente.
Dejando de lado el trasfondo (al que ya le prestaré atención cuando haya leído algo más, más adelante) y que las reglas son pocas pero suficientes (y que se van ampliando con los diversos Battletomes que van sacando) aún nos falta mucho para comprender qué narices ha pasado con Games Workshop para que den un salto tan al vacío como ha sido Age of Sigmar. Se dice que la filosofía de GW para con sus productos era algo en plan “nosotros no vendemos juegos, nosotros vendemos miniaturas”. Parece que con AoS (Age of Sigmar) lo intentaron durante nueve meses, dándolo todo sacando miniaturas y sin preocuparse en absoluto por unas reglas que, cuando me las contaron en su día, parecían más una broma que cualquier otra cosa.
Posiblemente GW se dio cuenta de que si con esas reglas de mierda estaba vendiendo miniaturas pero no al nivel esperado, quizás escribiendo unas reglas que tuvieran algo más de sentido podrían llegar a copar las cotas de mercado que ellos esperaban. Así que pusieron toda la carne en el asador, empezaron a ponerse las pilas con los Battletomes y aunque queda mucho camino por recorrer, parece que tanto las ventas como el juego en sí está saliendo de las neblinas del haterismo más pueril al que la misma GW lo había condenado.
Porque yo, que tengo una tienda en la que vendo estas cositas, he dicho y he oído decir que Age of Sigmar era una mierda y luego… nos hemos dado cuenta de que la gente que lo decíamos o bien no habíamos probado el tema nunca o bien lo habíamos probado nada más salir. Con todo el hype infinito que genera GW deberían haber previsto que la visión que la gente iba a tener sobre su juego iba a ser deleznable si les decían que el jugador con el bigote más tupido tendría repeticiones de tiradas gratis durante las partidas (true story).
Así que apartando la cortina de incertidumbre y descontrol que la misma GW puso ahí, de repente nos encontramos con un juego que, si bien le falta mucho para ser perfecto, es divertido, rápido y con una jugabilidad trepidante. Un trasfondo que solo conserva cierta mitología del antiguo Viejo Mundo pero que tanto lugares como tramas son igual de inspiradoras. Como dice un colega, Age of Sigmar es molonidad y epicismo frente a la insana desesperanza del mundo asediado del viejo Warhammer.
Para gustos colores, pero yo por lo menos le voy a dar una oportunidad. Y ya os dejo hoy que me voy a preparar mi primera lista de ejército a 1000 puntos aprovechando mis viejas minis de elfos oscuros y a ver qué tal da de sí este juego sobre el que tanto se ha dicho y tan poco se ha probado.
¿Y vosotros qué, os atrevéis a probarlo con la mente abierta y sin prejuicios? Complicado pero no imposible. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s