Saliendo de la zona de confort del jugador

Todos estamos acostumbrados a jugar ciertos tipos de personajes. Hay a quien le gusta jugar exploradores, y en la mayoría de partidas juega exploradores, o personajes con buena capacidad de rastreo, o que son buenos arqueros y tal. Otros les gusta la magia, y se hacen personajes con poderes mágicos, o grandes conocimientos de lo oculto, etc.
Esto tiene varios problemas, por un lado, el jugador termina jugando siempre lo mismo, el mismo personaje. Esto puede ser divertido para algunas personas, pero le quita la gracia a esto del rol… hace que un jugador sea previsible, y todo lo previsible aquí, es aburrido. Otro problema es que a veces se pueden terminar mezclando personajes, difuminando su esencia. Si un jugador ha jugado 3 o 4 bárbaros en las últimas 4 sagas, hay muchas posibilidades de que esos bárbaros no dejen de ser el mismo con diferente nombre, que terminen comportándose igual, con los mismos vicios y manías (y no me refiero a cosas de ficha, sino a esa impronta que dejamos los jugadores en nuestros personajes)
Por ello creo que es importante, de ver en cuando, arriesgarse y probar cosas diferentes. No solo nos amplía el abanico de posibilidades, sino que también ofrece formas de juego diferentes tanto para el que lo lleva, como para los demás jugadores del grupo, que se encontrarán con un tipo de personaje que no habrán visto.
Pero no solo es interesante cambiar de arquetipo/clase/raza de personaje, sino que de vez en cuando también merece la pena probar personajes con limitaciones extra. También es interesante probar personajes que no son los grandes héroes de turno, ni seres sobrehumanos o poderosos seres sobrenaturales, a veces también es interesante, desde el punto de vista de la interpretación, llevar arquetipos con taras “extrañas”, como el pícaro torpe con baja destreza que tiene que solucionar la papeleta de forma poco ortodoxa (para un pícaro), el vampiro candidato a ventrue que fue abrazado por un gangrel como una vendetta hacia su sire y ahora es un CEO de empresa con fuertes impulsos animales, o el mago cuyos hechizos fallan más que una escopeta de feria, pero cuando funcionan son poderosos y terroríficos.
Sdenor fue un aspirante a paladín, pero con su carisma 9 nunca llamó la atención de los dioses, pero eso no le impidió hacer lo que creía que era correcto
Son muchos los ejemplos en literatura, series y mangas de grandes personajes que se salen de lo común o con limitaciones mayores que las esperadas en un héroe, y es cuando superan esas limitaciones cuando muestran que son realmente grandes.
Armihaul
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s