REPORT W40K Reflexiones de una derrota evitable

Andaba tanteando hacer un fotoinforme de la nueva liga de Warhammer 40.000 que ha dado el pistoletazo de salida en nuestra librería favorita, pero uno no puede jugar y hacer fotos a la vez. Comprovado. Y más si juegas Culto Genestealer, que tienes que hacer peripecias y usar todas tus capacidades para lograr una victoria.

Igualmente, las pocas que hice, me van a servir para repasar algunos aspectos que me llevaron a que mi rival me derrotase. Guillem, está vez con necrones, me tenía ganas tras darle una buena paliza en la final de la liga anterior, y no desaprovechó la oportunidad para vencerme con mi ejército más débil y complicado (lloros incoming). La diferencia de tener libro de ejército o tirar de Index es muy sustancial, lo cual me dificultaba lograr la victoria. Pero yo soy así, me gusta ponerme estos retos — y también porque si no juego las miniaturas, me da mucho palo pintarlas —.

Como ya sabréis si habéis mirado las bases de la liga, la misión era Órdenes Selladas del Chapter Approved 2017; básicamente se trataba de misiones de objetivos tácticos limitadas a la capacidad de poder cumplirlas o no si querías obtener más objetivos puntuables. En todo caso, si te salía una mala mano, tenías la posibilidad de gastar un punto de mando y quitarte misiones difíciles e incluso imposibles. Pero no es en este aspecto en el que me quiero centrar, más bien en las decisiones tomadas por él y por mí que decantaron la partida hacia el lado necrón.

Jugaba una lista con dos unidades de destructores y espectros que me preocupaban más que cualquier otra cosa. Tanto por su capacidad de derribarme a disparos como la resistencia que dan esas invulnerables a 3+ tan desagradables. Mi planteamiento fue sacármelas lo antes posibles para poder puntuar con algo más de calma, pero el asunto se torció rápidamente gracias al azaroso destino.

IMG_20180626_184734
Aunque la falta de pintura dificulta la identificación de las unidades, se puede ver – más o menos – el despliegue.

El primer aspecto que me gustaría destacar y que influenció mucho en las decisiones de ambos fue la falta de conocimiento del ejército rival. Por un lado yo creía que era imposible que esos espectros de la derecha pudiesen llegarme a cargar el primero turno (pero lo hicieron), y él tenía asumido que las unidades en reserva del Culto Genestealer seguían las reglas beta de despliegue rápido. Cuando se asomaron los veinte amigotes rosados para dar cuenta de los espectros – pese a no acabar con ellos – claramente aprendió qué era lo mejor de mi ejército.

Pero ahí no acabó; el no conocer exactamente el funcionamiento de la lista del rival me afectó en centrarme en miniaturas que después se levantaron sin un rasguño, como puede ser el líder necrón en plataforma de destructor. Aguantó el embate de mi Patriarca genestealer para después llevárselo al huerto en un épico cuerpo a cuerpo. Si hubiera sido consciente de esto, probablemente hubiese invertido las garras aceradas en otros lugares y no allí.

También recordar el curioso momento de unos enjambres necrones muriendo achicharrados contra unos cultistas musculosos al olvidarse Guillem de que iban armados con lanzallamas. La moraleja es la misma: si no estás seguro de cómo funciona el ejército del rival, pregunta; y consulta su lista todas las veces que sea necesaria. Después nos arrepentimos de las decisiones mal tomadas.

IMG_20180626_192559
Causar demasiadas bajas a disparos me alejó la posibilidad de cargar contra los destructores necrones.

Otro de los errores que cometí fue causar excesivas bajas en disparo y no poder completar la carga en la fase continua. Tal como se puede ver en la imagen anterior, con el Leman Russ y las cargas de demolición de los Acólitos Genestealers derribé a tres destructores, y Guillem supo retirar las miniaturas más próximas para dificultarme la carga. Pese a intentarlo, parecía que los dados no me acompañaban (en la carga de los veinte genestealers saqué doble uno).

Si hubiese llegado a trabarme cuerpo a cuerpo, los tres personajes que rodean a la unidad de destructores hubieran realizado intervención heroica, complicándome aniquilar la unidad. Pese a todo, en turnos posteriores no dedicó muchos esfuerzos en reducir a los acólitos a disparos y trabándose en un combate que (tristemente) duró hasta el final de la partida.

IMG_20180626_192553
Aunque la escenografía nos dificultaba la disposición de las miniaturas, usamos la fuerza de nuestra imaginación en pos de la jugabilidad. Los espectros necrones están dentro del edificio.

Tal como con la carga anterior, con los veinte Genestealers y el patriarca ocurrió algo parecido. La carga llegó (pese al doble uno), y con el temor de que usara un contraataque para mellar la cantidad de miniaturas de mi unidad ataqué con la marabunta de garras aceradas primero. Con inteligencia, Guillem fue aprovechando las bajas causadas para alejar al Patriarca (a la derecha de la imagen, cerca del bosque de topos) y que no pudiese acabar de rematar a los dos espectros que quedaron vivos. Si hubiese colocado al personaje en una posición más centrada respecto a la unidad enemiga y no en uno de sus extremos, otro gallo hubiese cantado.

Pese a todas las mal tomadas decisiones acabamos en un ajustado 9 a 8 a favor de Guillem, lo cuál nos lleva a otro de los puntos importantes a destacar: las puñeteras misiones de objetivos tácticos.

Primero de todo, leéroslas a conciencia, porque ese resultado podría haberse invertido si me hubiese percatado de algunas condiciones para lograr algunas misiones que pasé por alto, al igual que le pasó a mi contrincante. Después, pese a que le dediqué muchos recursos a puntuar, me centraba primero en erradicar las amenazas más complicadas para mi ejército, los espectros y destructores. Error, lo primero son las misiones, pues no conseguí ni eliminar esas unidades al completo ni obtener puntos que podría haber logrado con algunos sacrificios más.

La única forma de puntuar en Vórtice de guerra es a través de dichas misiones, matando al señor de la guerra, la primera sangre y llegar a la zona de despliegue del rival. Más allá de ello, todos los recursos que destines en menguar el ejército rival, si no está alineado con una misión específica o para fastidiarle algún punto, es una pérdida de tiempo y decisiones.

IMG_20180626_195631
Congas para controlar dos marcadores de objetivos, cargas surrealistas y mucha miniatura que necesita un pintado ya.

Pese a acabar en el turno cuatro porque nuestro tendero favorito nos comenzaba a susurrar en el oído que iba a cerrar pronto, el resultado no hubiese cambiado mucho más en turnos posteriores. Me acabó mellando mucho las unidades con más pegada y a él le quedaban los rocosos líderes necrones y una base de unidades pequeñas para puntuar. Nos lo pasamos muy bien y aprendimos mucho de ambos ejércitos en una partida tan ajustada; pues es cuando cometes errores y tomas malas decisiones cuando recuerdas qué es lo que debes hacer y lo que no debes hacer.

Felicito a mi rival, Guillem, y capitán de los Tendero’s Chosen One por el resultado y pongo sobre aviso a sus futuros rivales: nos os confiéis, que estos terminators son más rocosos que chuache en sus buenos tiempos.

Gracias por vuestro tiempo.

Tomás.

Anuncios

Un comentario sobre “REPORT W40K Reflexiones de una derrota evitable

  1. Muy buen informe y explicando muy bien todo lo que sucedió en la partida por lo que no puedo añadir nada excepto un ¡AUCH! por esos lanzallamas que me comí xD

    La sensación que me queda después de esta y otras partidas con objetivos tácticos es que el factor suerte es muy determinante, una mala mano de objetivos y la partida se puede ir a la mierd* (se puede decir, no? jajaja). En esta ocasión tanto Tomás como yo tuvimos la misma mala mano quedándonos los últimos turnos con 2-3 misiones que eran complicadas de completar o directamente imposibles y que impedían que generásemos nuevos objetivos (los PM volaron muy rápido, 2 para levantar 1 espectro dolieron mucho xD) y la partida se decidió por el punto de matar al SG.

    Y ya que hay advertencia para mis rivales hago yo otra 😛
    Ojo que parecen poca cosa y luego te meten unas hostias que te dejan tonto xD y…Venganza !!!!!!!! (no es con los Ángeles Oscuros ni es una paliza pero sirve para consolarme jajaja).

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.