Cosas que hemos perdido en los torneos de Warhammer 40.000

Recuerdo cuando comencé con este (in)sano vicio, cuando tenía pelillos en vez de bigote y mi cara parecía el lado oculto de la luna; un adolescente en su plenitud, vamos. Por esos tiempos corría la tercera edición cuando me introduje al Warhammer 40.000, pero no fue hasta la siguiente que comencé a entrar en la… Leer más Cosas que hemos perdido en los torneos de Warhammer 40.000