W40K Fate of Konor

Allá vamos con la primera campaña de Warhammer 40K/Armageddon en la tienda. Vamos a aprovechar el marco de la campaña mundial Fate of Konor para darle caña a estos dos juegos. Se podrá jugar en la tienda durante las semanas que dura el evento (6 semanas). Cada semana tendrá un escenario concreto tanto en 40K como en Armageddon y los participantes de la liga van a poder jugar tantas partidas como quieran durante estas 6 semanas tanto de uno como de otro juego.

  • Para los premios finales se puntuará en dos listas diferentes.
  • Tenéis hasta el martes día 1 para apuntaros, la inscripción serán 7€ y habrá premios para todos, como siempre. Con una inscripción tenéis acceso a las dos clasificaciones y a jugar partidas de los dos juegos.
  • Las miniaturas tienen que ser oficiales o conversiones consensuadas con la organización. Nada de china ni clones 😉
  • Aconsejamos que las partidas de 40K sean a 1.000 puntos como mucho, ya que así podemos probar el juego sin tener que pasar toda la tarde jugando, pero sois libres de jugar a cuantos puntos queráis, narrativo, equilibrado o lo que queráis (aunque tened en cuenta que las estratagemas de cada escenario solo se pueden utilizar si es juego equilibrado y por lo tanto, ejército veterano)
  • Las listas de Armageddon tienen que ser las que propone el libro o se han publicado de manera oficial y solo puedes tener una con la que jugarás toda la campaña (a no ser que tu banda acabe diezmada a menos de la mitad de sus integrantes iniciales)
  • Podéis cambiar de listas de una partida a otra en Warhammer 40K.
  • Tenéis que escoger un bando y todas vuestras listas en 40K y vuestra lista de Armageddon tendrán que ser de ese bando (Xenos, Imperium o Caos)
  • Utilizaremos las reglas de campaña y evolución de banda para Armageddon.
  • El vencedor de cada enfrentamiento ganará 3 puntos, si hay empate ganarán los dos jugadores 1 punto y si eres el perdedor tendrás menos 2 puntos.


CLASIFICACIÓN 40K

VICTORIAS // DERROTAS // JUGADAS // PUNTOS

  1. Héctor (Caos) 4 // 2 // 6 // 8
  2. Guillem (Xenos) 2 // 0 // 2 // 6
  3. Toni (Xenos) 2 // 0 // 2 // 6
  4. Iván A (Imperium) 2 // 0 // 2 // 6
  5. Gorka (Imperium) 2 // 0 // 2 // 6
  6. Edu R (Xenos) 1 // 0 // 1 // 3
  7. Dani C (Imperium) 1 // 1 // 2 // 1
  8. Dani T (Imperio) 1 // 1 // 2 // 1
  9. Alex (Imperium) 1 // 1 // 2 // 1
  10. Gonzalo (Xenos) 2 // 3 // 5 // 0
  11. Victor (Imperium) 1 // 2 // 3 // -1
  12. Alvar (Caos) 0 // 1 // 1 // -2
  13. Didac (Imperium) 0 // 1 // 1 // -2
  14. Lluis (Xenos) 0 // 2 // 2 // -4
  15. Ivan G (Xenos) 0 // 2 // 2 // -4
  16. Oliver (Caos) 0 // 3 // 3 // -6
  17. Llorenç (Caos) 0 // 0 // 0 // 0
  18. Jonatan (Imperium) 0 // 0 // 0 // 0

SEMANA 3 NETHAMUS

TRASFONDO

Planeta despensa de Konor, Nethamus alimentaba a miles de millones de bocas leales por todo el sistema gracias a sus inmensos océanos de cosechas y complejos de sintesilos.

Tras llevar el horror de la guerra a la capital de las factorías del Sistema Konor y a su fuente principal de reclutas, la flota invasora busca privar de sustento a los defensores imperiales. Si infectan Nethamus, un gran planeta agrícola de clima cálido, cuyas cosechas se extienden a lo largo de hectáreas como inmensos océanos, las fuerzas del Chaos matarán de hambre a sus presas. Sin los suministros de víveres de Nethamus, toda la capacidad militar del Astra Militarum desaparecerá. Peor aún, la Death Guard y sus aliados podrían distribuir los alimentos contaminados por todo Ultramar. El consumo de esos alimentos infectados provocaría una hambruna epidémica que empujaría a millones de almas a abrazar los dones de Nurgle.

Mas el Imperium conoce bien el mal que se cierne sobre Nethamus y se ha preparado para el apocalipsis. Los soldados y trabajadores agrícolas han hecho acopio de abundantes reservas en gigantescas tracto-factorías, así como de silos sintetizadores, capaces de producir suficiente comida para abastecer a los defensores del Sistema Konor. Las astronaves de guerra imperiales lanzan desde la órbita bombas magmáticas para incinerar grandes extensiones de terreno. Cuando la primera oleada de la Death Guard llega a la superficie, libera sus patógenos en la atmósfera. La propagación de las epidemias se frena en seco ante las grandes cortinas de fuego y los kilómetros de tierra yerma, donde las nubes de cenizas se mezclan con esporas daemónicas y crean una lluvia pútrida.

La corrupción de Nethamus está contenida, pero si los defensores imperiales no consiguen rechazar también a los atacantes, no servirá de nada. Las formaciones de blindados del Chaos han lanzado repetidos ataques contra las tracto-factorías móviles. Por el momento, el coraje de los carristas del Astra Militarum y el Adeptus Astartes las ha mantenido a salvo, pero los vengativos guerreros del Chaos han hecho saltar por los aires algunas de las que habían quedado aisladas y han abordado otras, asesinando a los trabajadores y arruinando el cargamento. Si las fuerzas imperiales siguen perdiendo tracto-factorías, podría producirse una hambruna en Konor y las regiones vecinas en cuestión de semanas.

MISIONES

CONTROLADO POR…

SEMANA 4

SEMANA 5

SEMANA 6


SEMANA 1 ASTARAMIS

TRASFONDO

Astaramis es un mundo colmena leal y bien defendido. Es el mayor núcleo de población del Sistema Konor y un magnífico símbolo del dominio imperial.

Tras una racha de victorias aplastantes, los ejércitos del Caos se extienden por las inmediaciones del Sistema Konor como un veneno que infecta la sangre del Imperium.

Un amplio segmento de la armada del Caos desciende sobre Astaramis, el mundo más poblado del sistema. Con sus bulliciosas ciudades dispuestas en círculos concéntricos, el ordenado y próspero mundo colmena remeda el gran sueño urbanístico que era Ultramar. Sin embargo, ni siquiera las formidables plataformas de defensa orbital y las guarniciones de veteranos bastan para contener la marea que se cierne sobre el planeta. La flota traidora lanza oleadas de torpedos magmáticos, y los macrocañones asolan fortalezas planetarias y aniquilan regimientos enteros en medio de tormentas de fuego. Los rapidísimos asaltos orbitales de los Heretic Astartes y sus aliados estremecen el suelo y la infantería acribilla cualquier cosa que se mueva mientras marcha implacable sobre los objetivos de más valor estratégico.

Durante la Gran Cruzada, el Primarca de los Ultramarines Roboute Guilliman aterrizó en Astaramis. Con el paso de los siglos, la población ha pasado a considerarlo un santo y ha erigido enormes estatuas y templos en su nombre. Ahora, el regreso de Guilliman tras su letargo milenario ha enardecido sus corazones y pelean con arrojo contra un enemigo incansable. Desde los templos de Llegada del Salvador hasta la imponente Puerta Quintus, en todas las calles resuenan las descargas de los rifles láser y el repiqueteo de la munición explosiva de los bólteres.

Pero, a pesar de la tenacidad y devoción de la que hacen gala, las gentes de Astaramis no pueden resistir sin ayuda. Cada hora los invasores ganan terreno, tomando un bloque de habitáculos tras otro. También se ha informado de la presencia de xenos en el planeta, que aprovechan el desconcierto para matar, saquear o perseguir otros fines misteriosos. Las fuerzas imperiales ya se han visto obligadas a retroceder hasta las torres del centro de la colmena y los distritos periféricos ahora son poco más que un páramo cubierto de escombros. Si los refuerzos no llegan pronto, el Chaos destruirá la mayor fuente de mano de obra de todo el Sistema Konor y un gran símbolo de la fe imperial.

MISIONES

  • 40K: podéis descargar de aquí: INVASION.
  • Armageddon: el escenario de esta semana es EMBOSCADA (página 96 del manual). El defensor siempre será el jugador que pertenezca al bando IMPERIUM, en caso de que los dos sean IMPERIUM o ninguno lo sea, se hará a suertes.

CONTROLADO POR…

Astaramis resiste. Las fuerzas del Caos han llevado el terror y la muerte a este reluciente mundo colmena, pero el Águila Imperial sigue ondeando en sus torres más altas.

Las fuerzas del Caos cayeron sobre Astaramis como lobos esclavizadores, llevando la ruina y el terror a este orgulloso monumento de la gloria de Ultramar. Sin embargo, cuando el humo desapareció y el eco de los disparos cesó, el mundo colmena permanecía en pie, golpeado pero intacto. A pesar de sufrir horribles bajas durante las primeras etapas del ataque del Caos, los ejércitos del Imperium resistieron con una determinación robusta, respondiendo a cada nuevo asalto con fuego de bólter y pasando a cuchillos, armas improvisadas y puños cuando la matanza llegó al combate cuerpo a cuerpo.

Por mucho que lo intentaran, los invasores del Caos no podían quebrar el ánimo de los defensores, ni expulsarlos de sus fortificaciones. Su rabia y frustración sólo se exacerbó debido a una serie de ataques relámpago de los Aeldari de los craftworlds, que surgieron del laberinto escondido de la Telaraña para atacar la retaguardia de las formaciones del Caos. No existía una alianza formal entre el Imperium y estos asaltantes mortales, pero los Aeldari siempre han seguido sus propios caprichos misteriosos. Andanadas de fuego de shuriken y lanzas punzantes de energía abrasadora rompieron las filas de los invasores, y para cuando se reagruparon y reformaron, los xenos desaparecieron por donde habían llegado, dejando tras de sí los cadáveres humeantes de sus víctimas.

Este asalto de flanqueo interrumpió el avance del Caos, ganando un tiempo precioso para que los refuerzos de Primaris Space Marines llegaran a Astaramis. Incapaces de forzar un avance decisivo en el vital puerto estelar de Praxima, las enormes legiones herejes sólo podían mirar con odio furioso mientras los nuevos regimientos de combatientes de aspecto sombrío y las columnas de blindados pesados descendían sobre el planeta, dirigiéndose a apuntalar las brechas de la línea imperial allí donde surgieran. La fuerza de invasión del Caos fue empujada de nuevo a la periferia de las ciudades colmena, y la bandera de Ultramar se izó con orgullo en la torre más alta de Desembarco del Salvador; un símbolo de desafío y fuerza imperial que enardeció el corazón de todo guerrero leal.

A raíz de esta victoria crucial, el Alto Mando Imperial aumentó inmediatamente la producción de munición en Astaramis, y promulgó un decreto que obligaba a todos los humanos en edad de combatir a tomar las armas en defensa de Ultramar. Tal vasto recurso de mano de obra será vital en las batallas venideras, porque la guerra en el sistema de Konor dista mucho de haber terminado…

SEMANA 2 KONOR

TRASFONDO

El mundo forja de Konor es una pieza clave de la maquinaria bélica de Ultramar y sus vastos manufactorums producen sin cesar armas, municiones y tanques.

Konor es la capital del sistema que lleva su nombre, centro industrial y de producción de combustible, y enclave vital para las fuerzas imperiales y del Chaos. La Death Guard y sus aliados han organizado una invasión a gran escala para conquistar el planeta sirviéndose además de destacamentos de mercenarios xenos y hordas de millones de cultistas fanáticos.

La mano de obra será crucial en la inminente guerra de desgaste. El asalto del Chaos contra Konor dio comienzo varios días atrás con un bombardeo orbital apocalíptico. Los pecios espaciales de plaga y los acorazados clase Saqueador aniquilaron los dominios y ejércitos del Adeptus Mechanicus con oleadas de misiles infierno y lluvias de toxinas que convirtieron la atmósfera del planeta en una pesadilla de virus devoradores de carne y humo asfixiante. Tal devastación ha reducido a la mitad la capacidad de producción de Konor y cada vez desembarcan más tropas invasoras. Así las cosas, los comandantes Heretic Astartes han estimado que el nivel de destrucción es idóneo para sus fines, pues aún con tantas instalaciones destruidas, Konor todavía puede fabricar una cantidad colosal de tanques y municiones. Y si cae en manos del Chaos, una vez que los miles de millones de esclavos a bordo de la flota invasora sean destinados a los manufactorums, el mundo forja aumentará su capacidad de producción.

El esfuerzo bélico del Imperium de la Humanidad en el Sistema Konor y, de hecho, en el conflicto a mayor escala que azota Ultramar, se verá seriamente mermado si el Chaos se adueña de Konor. Por ello el Alto Mando Imperial ha autorizado el envío de varios ejércitos a socorrer a los defensores sitiados. El Archmagos Gother Zymus y sus legiones Skitarii mantienen el control del Templo Forja Cladis y la región circundante, respaldados en su defensa a ultranza por los Imperial Knights de la Casa Raven. Pero más allá de sus cotos de caza, que menguan rápidamente, y de sus zonas de excoriación, el enemigo continúa su asedio con tropas de asalto blindadas e Ingenios Daemónicos que se abren paso a través de las entrañas retorcidas de los manufactorums y la arcologia. En esta infernal tierra de nadie merodean pelotones de avezados asesinos en busca de nuevas víctimas y objetivos, como vocoestaciones, refinerías de prometio y preciados generatorums aún en funcionamiento.

MISIONES

  • 40K: podéis leer la misión aquí. LOCALIZAR Y DESTRUIR.
  • Armageddon: el escenario de esta semana es Pelea de Comandos (página 90 del manual).

CONTROLADO POR

Tras días de luchas sangrientas, el Imperium ha recuperado el control del mundo forja de Konor. En estos momentos, sus extensos distritos manufactorum fabrican municiones y armas para el esfuerzo de guerra.

Reforzados sus ejércitos por reclutas y suministros tras la victoria en Astaramis, los defensores del sistema se trabaron en la furiosa batalla por el mundo forja de Konor. Se encontraron luchando a través de un paisaje de pesadilla en un infierno de devastación industrial, un laberinto de manufactorums destrozados y laboratorios llenos de escombros donde eran tan propensos a terminar cortados en pedazos por el mal funcionamiento de la maquinaria como a ser asesinados por alguna de las bandas itinerantes de Marauders del Chaos que frecuentaban las calles envueltas en nubes de ceniza.

Peor aún, oportunistas hordas de Orks habían descendido al mundo forja tratando de arrebatar la mayor cantidad de chatarra y combustible posibles de las vastas reservas de Konor. Estos saqueadores violentos eran igualmente peligrosos tanto para las fuerzas del Imperium como para los invasores del Chaos mientras saqueaban Konor en sus máquinas de guerra humeantes, cortando y golpeando a cualquiera lo suficientemente desafortunado como para cruzarse en su trayectoria.

Sin embargo, los soldados del Imperium realizaron su tarea con sobrio coraje, avanzando a través de los barrios devastados hacia objetivos estratégicos vitales. En una rutina sangrienta, las unidades de élite de los combatientes del Adeptus Astartes forzaron a retirarse a sus odiados enemigos, los Marines traidores. Terminators y armaduras Aggressor chocaron y chispearon bajo incesantes oleadas de fuego de bólter mientras Dreadnoughts y monstruosos Ingenios Daemónicos cruzaban la carnicería, aplastando y acabando con sus enemigos. Muchos héroes cayeron en este crisol de matanza. Sin embargo, con los destacamentos recién reforzados por veteranos bien pertrechados del Astra Militarum, el contraataque de los leales abrumó a las fuerzas del Chaos.

Aunque la victoria tuvo un gran coste, se aseguró el control imperial de Konor y un porcentaje considerable de su preciosa capacidad de producción permaneció operativa. A las pocas horas del final de la batalla, los manufactorums y salas de montaje recuperados del mundo forja fueron santificados con las bendiciones del Dios Máquina, así como reactivados, y no tardaron en comenzar a producir pertrechos y maquinaria vitales para el creciente esfuerzo bélico.